Queso burrata

Queso Burrata

La Burrata es uno de los reyes de los quesos italianos, caracterizado por su redondeada forma, su cubierta blanca y esponjosa y su corazón de crema.

Se trata de un queso fresco con pasta hilada y de una suave consistencia. Su nombre significa mantecoso en italiano, y es uno de los emblemas de la gastronomía de la sureña región de Apulia, situada en lo que sería el talón de la bota italiana.

Fue en Andria, Apulia, donde el queso Burrata comenzó a elaborarse hace más de un siglo, y en la actualidad aún se prepara a mano utilizando 3 sencillos ingredientes: leche de vaca, crema y cuajo, sin ningún tipo de relleno artificial ni aditivo.

Queso burrata
Queso burrata

Durante la década de los 50 el queso se hizo más disponible fuera de Apulia porque algunas fábricas queseras locales se lanzaron a su producción industrial. Consiguió su certificación de IGP (Indicación Geográfica Protegia) en noviembre de 2016, con el nombre de Burrata di Andria.

La Burrata es un queso muy popular tanto en Italia como allende sus fronteras, y es utilizado como ingrediente principal en muchas recetas de pizzas, pastas y ensaladas.

En otras ocasiones, este queso italiano es servido con tomates maduros, pimientos rojos, higos y albahaca, con los que combina a la perfección.

Características del queso Burrata

Este queso fresco italiano guarda muchas similitudes con la Mozzarella, con la que se confnde en muchas ocasiones.

Sin embargo, entre otras diferencias, la Burrata es más cremosa y suave. Su elaboración mediante el método de la pasta hilada sí es la mismo, y ambos pueden ser preparados con leche de vaca o de búfala.

La Burrata está rellena de stracciatella, un tipo de crema de leche, lo que la dota de una gran jugosidad. En cierta manera, puede decirse que la Burrata es un queso de doble capa.

Para obtener la stracciatella la pasta hilada debe rellenarse con crema de suero, cerrándola en la parte superior con un nudo. Finalmente, la crema debe sumergirse en salmuera para que conserve todo su sabor.

Elaboración del queso Burrata

El queso Burrata se obtiene al agregar al suero la leche fresca y cuajo de ternera. La leche tarda en cuajar entre 20 minutos y media hora desde el momento que se mezcla.

La cuajada resultante se rompe en pedazos grandes que se deben dejar en reposo alrededor de 4 o 5 horas hasta que comiencen a aparecer los hilos.

Este es el momento en el que la cuajada ya está preparada para colocarla en sacos, elaborados con láminas de queso prensado de 1 centímetro, y en la que se modelan y amasan para lograr la forma que se desea.

Posteriormente, la envoltura de queso se rellena con crema de suero y se cierran los sacos con un nudo en la masa superior.

Después, la Burrata se sumerge en salmuera durante dos minutos para salarla. Finalmente, se envasa en papel vegetal, bandejas de plástico o cajitas de cartón para su comercialización.

Propiedades del queso Burrata

La Burrata es un queso con un alto contenido de proteínas y de grasas saturadas, algo muy característico en los productos lácteos. Es también una importante fuente de calcio, potasio y vitaminas A y D.

El queso Burrata contiene una buena cantidad de azúcares, e incluso hay variedades a las que se añade más, por lo que su valor calórico es bastante alto. Es un queso muy sano pero que debe consumirse con moderación si queremos mantener la línea.

El queso Burrata artesanal presenta una mayor concentración de sodio que el industrial, como ha indicado recientemente un estudio publicado en el Italian Journal of Food Safety.

Cuando pruebas el queso Burrata puedes notar un cierto parecido con la nata, aunque es sensiblemente más acuoso.

Diferencias entre el queso Burrata y la Mozarella

Tanto la Mozarella como la Burrata son dos grandes referentes de los quesos frescos italianos, y en muchas ocasiones su uso como ingrediente de diferentes platos y recetas puede ser intercambiable.

Sin embargo, a pesar de sus evidentes similitudes, ambos quesos presentan también muchas diferencias en su textura, aspecto y sabor.

A grandes rasgos puede decirse que la Burrata es más suave y jugosa, mientras que la Mozarella es más delicada y elástica.

Algunas sugerencias de presentación del queso Burrata

El queso Burrata se presenta en forma de pequeños saquitos. Al tener un sabor muy pronunciado y un alto contenido calórico, no necesita acompañamientos, pudiendo comerse entero perfectamente.

Otra forma de comerlo es con algunos vegetales frescos, de forma que el exceso de calorías del queso se compense con la ligereza de unos espárragos verdes, rúcula o tomates. Siempre hay que mirar por la línea, tanto por estética como, y es lo más importante, por salud. Por muy sabroso que sea el queso Burrata no es recomendable consumirlo a diario en grandes cantidades.

Por último, te mostramos algunas recetas con queso Burrata que te harán triunfar en cualquier banquete:

  • Ensalada de carpaccio de buey, pimientos asados con queso burrata y pistachos.
  • Burrata con higos y botarga.
  • Bresaola con aceite de trufa blanca y queso Burrata.
  • Mafaldine de tomate con nueces y queso Burrata.
  • Burrata con persimon, esferas de aove y vinagre balsámico.
  • Ensalada de queso Burrata con piñones y tomates confitados.
  • Burrata con anchoas, aguacate y huevas de arenque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *