Queso mozzarella

Queso Mozzarella

La Mozzarella, también llamada musarela, muzarella, muzarela o mozarela es un queso que tiene su origen en Italia. Aunque existe una versión danesa de este queso, el italiano es más antiguo y por tanto el original. Su D.O. con protección europea es Mozzarella di bufala Campana.

Su producción se desarrolla, con leche de búfala, en las provincias de Salerno y Caserta, y también en algunas localidades de las provincias de Foggia, Latina, Benevento y Nápoles.

La producción de queso Mozzarella a base de leche de vaca es la más extendida a nivel internacional, encontrándose como una Especialidad Tradicional Garantizada en Mezzogiorno y en Campania.

También existe una variedad que se elabora con leche de oveja en Lacio, Abruzzo y Cerdeña.

Historia del queso Mozzarella

Queso mozzarella

El origen del queso se remonta al siglo XVI, en las regiones italianas de Campania y Lacio. La primera ciudad en la que se produjo la Mozzarella fue Aversa, perteneciente a la provincia de Caserta, en Campania.

Originalmente todos los quesos Mozzarella se elaboraba con leche de búfala, pero la gradual escasez de este animal condujo a que la mayor parte de la producción se realice actualmente con leche de vaca o, en una menor proporción, leche de oveja.

Características del Queso Mozzarella

Los quesos que se elaboran con leche de búfala son notablemente más grasos. Son quesos de pasta elástica y blanda, y están considerados frescos. Se calcula que 100 gramos de queso equivales a unas 246 calorías.

Por su parte, los quesos Mozzarella elaborados con leche de vaca contienen alrededor del 18% de proteínas.

La fabricación artesanal del queso Mozzarella

La tradición atribuye al pueblo ostrogodo la introducción de búfalos en la península italiana.

Por medio de las bacterias ácido-lácticas y el cuajo se separa el suero de la leche fresca, como por otra parte ocurre con la mayor parte de los quesos, produciéndose la cuajada, que es la parte sólida de la leche.

La cuajada, previamente acidificada y cortada en pequeños cubos, se coloca a 60ºC en una cacerola con agua para que los cubitos que previamente se habían separado se vuelvan a unir por el efecto de la adecuada acidez y de la temperatura.

Esta masa caliente presenta una apariencia que recuerda a la de un brillante y enorme chicle, que cuando está listo se puede estirar hasta un par de metros.

Es entonces cuando se forman las bolas de Mozzarella, estirando e hilando la masa hasta convertirla en un ovillo que suele tener el tamaño aproximado de un pequeño puño y una forma que recuerda a una pera.

La elaboración artesanal del queso Mozzarella es un trabajo duro y arduo, especialmente porque se realiza con las manos a unas temperaturas muy altas.

Como colofón, las bolas de queso Mozzarella se sumergen en salmuera fría, lo que evita que pierda suero a causa del calor y le agrega la adecuada concentración de sal.

Fabricación industrial del queso Mozzarella

En el proceso de elaboración industrial del queso Mozzarella se añade un cultivo purificado de bacterias a la leche, con el objeto de que cumpla diferentes funciones organolépticas y estructurales. De esta forma se consigue que el sabor del queso Mozzarella sea estándar.

Lógicamente, al estar industrializado el proceso, el hilado de la masa es realizado por máquinas, evitando así el riesgo que los maestros queseros sufren es sus manos.

Propiedades del queso Mozzarella

El queso Mozzarella es un alimento muy rico en calcio y en fósforo. Entre las propiedades nutricionales con las que cuentan 100 gramos de queso Mozzarella están:

  • Hierro: 0,20 mg.
  • Proteínas: 19,9 gramos.
  • Potasio: 67 mg.
  • Yodo: 2 mg.
  • Zinc: 2,21 mg.
  • Carbohidratos: 2,20 gramos.
  • Magnesio: 24 mg.
  • Sodio: 373 mg.
  • Vitamina A: 0,03 mg.
  • Vitamina B1: o,27 mg.
  • Vitamina B2: 4,10 mg.
  • Grasa: 16,10 gramos.
  • Azúcar: 2,20 gramos.

Beneficios del queso Mozzarella

Sus alto contenido en proteínas ayuda a la aceleración del metabolismo, a la recuperación de la masa muscular y a que las células del cuerpo funcionen correctamente.

El contenido en vitamina A del queso Mozzarella previene enfermedades relacionadas con la vista, mejora el aspecto del cabello y de las uñas y protege la piel.

Todos los lácteos son ricos en calcio, y el queso Mozzarella no iba a ser menos. El calcio es muy positivo para la salud de los huesos, el sueño, la salud bucal y la tensión arterial.

Por último, su contenido en magnesio posee efectos antiniflamatorios e incluso puede mejorar el estado anímico.

El queso Mozzarella en la cocina

Si por algo es conocido el queso Mozzarella a nivel internacional es por su uso en la elaboración de un gran número de pizzas. Sin embargo, no es este el único uso que se le puede dar en la cocina.

Su uso se ha extendido también en la preparación de numerosas ensaladas, entre ellas la deliciosa caprese, gracias a la frescura que aporta.

También se utiliza en recetas como la frittata o numerosas pastas.

En los últimos tiempos se ha convertido en tendencia el uso de la Mozzarella en platos de picoteo muy sabrosos.

Palomitas con queso Mozzarella para picar

No hace falta ser un chef consumado para preparar esta maravilla. Simplemente tienes que rayar Mozzarela y añadirla a tus palomitas. Si además le añades perejil y ajo en polvo el sabor ya alcanzará niveles estratosféricos.

Aguacate con queso Mozzarella al horno

Si quieres triunfar en una comida o cena con amigos, o con esa persona especial, no dudes que unos aguacates rellenos con queso Mozzarella serán tus mejores aliados. Únicamente tendrás que abrirlos por su mitad e introducir el queso con un poco de tomate en su interior.

Tras hornearlo un pequeño rato solo tendrás que añadirle orégano y un chorrito de aceite para tener un plato fetén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *